Banderas de Norteamérica

América del Norte o bien Norteamérica (asimismo llamada América Septentrional, América Boreal o bien Continente Septentrional) es un subcontinente del continente americano y considerado por muchos, por la diferencia cultural y geológica (cratones) un continente del supercontinente de América. Yace en el hemisferio norte y prácticamente por completo en el hemisferio occidental y limita al norte con el océano Ártico, al este con el océano Atlántico, al sudeste con el mar Caribe y al sudoeste con el océano Pacífico. Leer Más

Está conectado con América del Sur por el estrecho puente territorial que representa Centroamérica. Cubre un área más o menos de veinticuatro trescientos veintitres cero km², lo que representa en torno a un cuatro con ocho por ciento de la superficie total del planeta y un dieciseis con cinco por ciento de las tierras emergidas.
En dos mil catorce su población estimada fue de más de quinientos setenta y dos millones de habitantes. En dos mil catorce el IDH promedio de todos y cada uno de los países del subcontinente de Norteamérica fue de 0,895.

Toponimia

Se admite extensamente que el nombre “América” procede del nauta y explorador Américo Vespucio, y que fue el cartógrafo alemán Martin Waldseemüller quien le puso ese nombre. Vespucio fue el primer europeo en sugerir que América no era las Indias Orientales, sino más bien un nuevo planeta ignoto por los europeos. Los nombres América del Norte y América del Sur brotan al estar conformado el continente por 2 grandes masas de tierra, una en el norte y otra en el sur.
La segunda teoría, con menor aceptación, es que este nombre procede de un mercader inglés llamado Richard Amerike, de Bristol, que se cree financió el viaje de John Cabot de Inglaterra a Terranova en mil cuatrocientos noventa y siete. Otra teoría es que el nombre procede de una lengua amerindia.

Delimitación

No hay un solo criterio para acotar este término. En los países hispanohablantes, el empleo en general define a Norteamérica como el subcontinente formado por Canadá, USA (incluyendo Alaska), México, el Itsmo de Tehuantepec, Groenlandia y también islas lindantes. En cambio en los países angloparlantes y otros, se acostumbra a estimar a Norteamérica como un continente que está formado por lo ya antes mentado aparte de América Central y las Antillas, presentando un límite natural con Sudamérica aproximadamente a la frontera actual de Panamá/Colombia. Por otra parte, el geoesquema de la Organización de la Naciones Unidas utiliza “América del Norte” como descripción cultural angloamericano, señalando una subregión formada por E.U. y Canadá (excluyendo a México).

Historia

A la llegada de los europeos, América del Norte estaba poblada por etnias indígenas procedentes de inmigraciones asiáticas a través del estrecho de Bering.
La colonización europea del Norte (por orden cronológico: de España, francesa y también inglesa) consistió esencialmente en el avance progresivo desde la costa oriental cara el oeste. En líneas generales, la colonización anglosajona supuso la marginación e inclusive el exterminio de las poblaciones indígenas, hasta confinar a los supervivientes en reservas ubicadas en las zonas más improductivas y estériles del territorio. No obstante, las colonizaciones francesa y de España supusieron la mezcla de razas y el mestizaje.

Era precolombina

Los antropólogos tienen distintas teorías acerca las primeras poblaciones que se establecieron en América del Norte. Las patentizas genéticas y arqueológicas señalan los primeros americanos llegaron desde Asia en torno a la última gran glaciación, cuando el hielo cubría el estrecho de Bering creando un puente terrestre llamado Beringia.
Ya antes del contacto con los europeos, los pueblos indígenas de América del Norte se dividían en múltiples entidades políticas, desde pequeños conjuntos de unas pocas familias a jefaturas y reinos. Vivían en múltiples áreas culturales que correspondían grosso modo con las diferentes zonas geobiológicas que ocupaban y que dan una gran idea de los diferentes sus usos y costumbres. Por servirnos de un ejemplo, de los cazadores de bisontes de las Grandes Llanuras, o bien los labradores de Mesoamérica. A estos conjuntos indígenas asimismo se les puede clasificar lingüísticamente (por poner un ejemplo, las familias atapasca, álgica y utoazteca son 3 de las más extendidas en Norteamérica), si bien es esencial tomar en consideración que los pueblos con lenguas relacionadas no siempre y en toda circunstancia compartían exactamente la misma cultura material, ni tan siquiera fueron siempre y en toda circunstancia aliados.
El periodo anticuado en América vio a un ambiente alterable que ofreció un tiempo caluroso más árido y la desaparición de la megafauna. La mayor parte de los conjuntos de población en ese instante aún eran cazadores-colectores muy móviles, mas después empezaron a surgir los conjuntos individuales, se centraban sobre los recursos libres para ellos a nivel local, con lo que transcurrido el tiempo no había un patrón de creciente generalización regional como, el sudoeste, el Ártico, la pobreza, Dalton y el Plano tradicional.

Mapa de las primeras migraciones humanas basadas en la teoría Fuera de África.
Homo sapiens
Neandertales

Los primeros homínidos

Estas adaptaciones regionales se transformarían en la regla con menos dependencia de la caza y la recolección, con una economía más variada de caza menor, pescados, estacionalmente vegetales silvestres cosechadas y comestibles vegetales. Muchos conjuntos prosiguieron como cazadores de caza mayor, no obstante, sus tradiciones de caza se hicieron más variadas y sus métodos de adquisición de carne más complejos. La colocación de instrumentos y materiales en una necrópolis anticuada señalaban distinción social en base al estado de ciertos conjuntos.
Los conjuntos culturales más meridionales de América del Norte fueron responsables de la domesticación de muchos cultivos que ahora se usan en el mundo entero, como los tomates y las calabazas. Quizá lo más esencial es que uno de los cultivos más esenciales del planeta es el maíz. A resultas del desarrollo de la agricultura en el sur, muchos de los avances culturales esenciales se hicieron allá. Por servirnos de un ejemplo, la civilización maya realizó un sistema de escritura, edificó enormes pirámides, tenían un complejo calendario, y desarrollaron el término de cero quinientos años ya antes que absolutamente nadie en el Viejo Planeta. La cultura maya todavía estaba presente cuando los europeos llegaron a América Central, mas la dominación política en la zona se había alejado cara el Imperio azteca.
Más al norte de Mesoamérica los conjuntos humanos que desarrollaron sociedades y etnias más complejas son los pueblos de la cultura misisipiana y la confederación iroquesa en época bien documentada. Además de esto, hay algunas etnias complejas conocidas solo arqueológicamente como las de los anasazi o bien los Hohokam.
La llegada de los europeos a América supuso un cambio radical, habitualmente traumático o bien aciago para ellos y sus etnias. Desaparecieron pueblos enteros, aun conjuntos lingüísticos completos y los que sobrevieron por norma general cambiaron muy de manera rápida.

Asentamientos vikingos en América

L’Anse aux Meadows (una corrupción del nombre original francés L’Anse-aux-Méduses, “La ensenada de las medusas”) es un rincón ubicado en la punta septentrional de la isla de Terranova, en la provincia de Terranova y Labrador (Canadá), donde el estudioso noruego Helge Ingstad y su esposa, la arqueóloga Anne Stine, hallaron en mil novecientos sesenta unas elevaciones cubiertas de yerba que resultaron ser los restos de una aldea vikinga.
En dos mil quince fue hallado un posible segundo asentamiento en otro punto de la isla de Terranova llamado Rosee Point Rosee, quinientos kms. más lejos cara el sureste de lo que en un inicio se sabía de los vikingos. El descubrimiento fue detectado por la arqueóloga americana Sarah Parcak a través de tecnología de imágenes infrarrojas desde el espacio.

Temporada colonial

En mil seiscientos sesenta y tres la corona francesa había tomado el control de las compañías de comercio de pieles de la Nueva Francia. Esto marcó el inicio de una nueva era del colonialismo más formal en América del Norte.
La rivalidad entre las potencias europeas creó una serie de guerras en América del Norte que tuvieron un enorme impacto en el desarrollo de las colonias. El territorio cambió de manos múltiples veces. La paz no se consiguió hasta el momento en que las fuerzas francesas en América del Norte fueron vencidas en la batalla de las Llanuras de Abraham (en Quebec) y Francia cedió la mayoría de sus reivindicaciones fuera del Caribe. El fin de la presencia francesa en América del Norte fue un desastre para los países indígenas del este de América del Norte, que perdieron a su primordial aliado contra la expansión angloamericana de exterminio. A lo largo de la rebelión de Pontiac (mil setecientos sesenta y tres-mil setecientos sesenta y seis), una confederación de Grandes Lagos y el área de las tribus se encararon en una campaña poco triunfante para proteger sus derechos sobre las tierras al oeste de los montes Apalaches, lo que llevó a que fuesen encerrados en reservas en razón de la proclamación real de mil setecientos sesenta y tres.
Entre mil quinientos treinta y cinco a mil ochocientos veintiuno, los territorios colonizados por el imperio de España en el presente México se llamaban virreinato de Nueva España.

Independencias

Desde el instante de la independencia de los U.S.A., ese país se expandió de manera rápida cara el oeste, adquiriendo el amplio territorio de Luisiana en mil ochocientos tres. Entre mil ochocientos diez y mil ochocientos once una confederación indígena luchó sin éxito para sostener a los estadounidenses fuera de los Grandes Lagos. Los seguidores de Tecumseh se fueron al norte en Canadá, donde asistieron a los británicos para repeler un intento estadounidense de apoderarse de Canadá a lo largo de la guerra de mil ochocientos doce. Tras la guerra, el asentamiento británico y también irlandés en Canadá aumentó de forma increíble. La expansión de E.U. se vio difícil por la división de los estados entre “libre” y “esclavo”, lo que llevó al Compromiso de Misuri de mil ochocientos veinte.
También, Canadá se encaró a una división entre comunidades francesas y también inglesas que llevaron al estallido de la guerra civil en mil ochocientos treinta y siete.
México se encaró a incesantes tensiones políticas entre liberales y conservadores, tuvo un enfrentamiento territorial con Guatemala en donde México logró la adquisición de Chiapas y el soconusco, como asimismo tuvo enfrentamientos con U.S.A. por Texas, quien se declaró independiente (por invasores estadounidenses) en mil ochocientos treinta y seis y por los territorios de California.

Enfrentamientos

La secesión de los Estados Confederados y la guerra civil resultante sacudió a la sociedad de Norteamérica. Esto condujo a la abolición de la esclavitud en los U.S.A., la destrucción de la mayoría del Sur, y pérdida de vidas. Desde el enfrentamiento, E.U. brotó como una nación industrializada de gran alcance.
En parte como contestación a la amenaza del poder estadounidense, 4 de las colonias canadienses acordaron federarse en mil ochocientos sesenta y siete, creando el Dominio de Canadá. La nueva nación no era de forma plena soberana, mas contaban con una notable independencia de G. Bretaña. Con la integración de la Columbia Británica Canadá se expandió cara el Pacífico en mil ochocientos setenta y uno y estableció un tren transcontinental, el Canadian Pacific, en mil ochocientos ochenta y cinco.
En México, enfrentamientos como la Guerra de Reforma desgastaron al estado mexicano, y lo abrieron a la repercusión extranjera. Esto llevó al Segundo Imperio francés a invadir a México y el establecimiento de un fugaz Segundo Imperio Mexicano.
Además de esto, existió el enfrentamiento con Guatemala en el que navíos pesqueros mexicanos fueron atacados por la Fuerza Aérea Guatemalteca (FAG) en aguas territoriales de Guatemala, el saldo fue de 3 pescadores mexicanos fallecidos y 14 heridos. Diez de los supervivientes fueron sometidos a interrogación militar por la parte de Guatemala. La situación ocasionó una terminación temporal de las relaciones diplomáticas y comerciales entre México y Guatemala, un puente fronterizo fue destruido y los dos países activaron una alarma militar.

Geografía

Tiempo y flora
La flora y el tiempo en Norteamérica son muy variados: cuenta con la mayor parte de los tiempos del planeta. En el norte se hallan tundras árticas (ej. Groenlandia, Yukón), pasando por una enorme pluralidad de bosques (Montañas Rocosas, Apalaches y las 3 Sierras Madre (en California y Wyoming)), bosques tropicales (Selva Lacandona, Hawái y los Chimalapas), desiertos (Desierto de Sonora, Zona del Silencio), llanuras (Grandes Llanuras, Región Lagunera), manglares (Ej. Luisiana, Tabasco), etcétera A grandes rasgos, la flora asociada a ellos es la habitual del imperio Holoártico, en el norte, y del imperio Neotropical, en el sur. La frontera entre los dos imperios se ubica en torno a los 40° N.