Banderas de Europa

Europa es uno de los continentes que conforman el supercontinente euroasiático, ubicado entre los paralelos 36º y 70º de latitud norte. De forma usual y por motivos histórico-culturales es considerada un continente, tras la delimitación efectuada por el geógrafo ruso Vasili Tatíshchev quien deseaba indicar la pertenencia de Rusia a Europa y a Asia. Leer Más

Las fronteras de Europa y la población son objeto de polémica, puesto que el término continente puede referirse a un bien cultural y político o bien a distinciones fisiográficas. Andreas Kaplan describe a Europa como «una máxima diversidad cultural en una superficie geográfica mínima».
La definición más extendida es aquella que la define como ubicada en la mitad oriental del hemisferio norte, limitada por el océano Ártico en el norte hasta el mar Mediterráneo por el sur. Por el oeste, llega hasta el océano Atlántico. Por el este, limita con Asia, de la que la apartan los montes Urales, el río Ural, el mar Caspio, la cordillera del Cáucaso, el mar Negro y los estrechos del Bósforo y de Dardanelos.
Europa es el segundo continente más pequeño en concepto de superficie, que engloba diez quinientos treinta setecientos cincuenta y uno quilómetros cuadrados o bien el dos por ciento de la superficie del planeta y cerca de seis con ocho por ciento del total de las tierras emergidas. Cobija un elevado número de estados soberanos, cuyo número preciso depende de la definición de la frontera de Europa, como de la exclusión o bien inclusión de estados parcialmente reconocidos. De todos y cada uno de los países europeos, Rusia es el mayor en superficie (al tiempo que es el estado soberano reconocido a nivel internacional más extenso del planeta), al paso que la Urbe del Vaticano es el más pequeño (al tiempo que es el estado soberano y también a nivel internacional reconocido más pequeño del planeta). Europa es el cuarto continente más poblado tras Asia, África y América, con una población de setecientos cuarenta y tres setecientos cuatro cero o bien alrededor del once por ciento de la población mundial.
Europa, particularmente la Vieja Grecia, es la cuna de la cultura occidental. La caída del Imperio Romano de Occidente, a lo largo del periodo de la migración, marcó el fin de la Edad Vieja y el inicio de una era famosa como la Edad Media. El Renacimiento con sus consecuentes humanismo, arte y ciencia, aparte de la exploración llevaron al “viejo continente”, y por último al resto del planeta, a la Edad Moderna. Desde este periodo las naciones europeas desempeñan un papel preponderante en los temas mundiales, desde el siglo XVI de ahora en adelante singularmente, tras el inicio de la colonización. En los siglos XVII y XVIII, las naciones europeas controlaron la mayoría de África, América, y una gran parte de Asia, y más tarde asimismo Oceanía.
La Revolución Industrial, que empezó en el R. Unido en el siglo XVIII, dio sitio a un cambio radical en los campos económico, cultural y social en Europa Occidental, y más tarde en el resto del planeta. La Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial condujeron a una minoración en el dominio de Europa en los temas mundiales cuando los E.U. y la Unión Soviética tomaron la preeminencia. La Guerra Fría entre las 2 superpotencias dividió Europa a lo largo del Telón de Acero. La integración europea dio sitio a la capacitación del Consejo de Europa y la UE en Europa occidental, las que se han expandido cara el este desde la caída de la Unión Soviética en mil novecientos noventa y uno.
Hoy día, naciones que ejercitan poder hegemónico mundial como USA son el resultado del imperialismo europeo.

Definición

El término Europa tiene distintos usos, y los primordiales son de carácter geográfico y político. Geográficamente, Europa es la península más occidental de Eurasia; limitada al norte, oeste y sur por el océano Atlántico, el mar Báltico, el mar del Norte, el mar Mediterráneo, el mar de Mármara, el mar Egeo, el mar Adriático, el mar Tirreno y el mar Negro y al este por los montes Urales, el río Ural, el mar Caspio y la cordillera del Cáucaso. Políticamente, Europa se puede usar a veces para referirse a los estados miembros de la UE, aunque no todos y cada uno de los países europeos pertenecen a esta organización. La propia Unión Europea considera como semejantes a todos aquellos ubicados en los límites geográficos tradicionales, incluyendo Chipre, Georgia, Armenia y Azerbaiyán.
En las obras de Homero, Ευρώπη es solo la reina mitológica de Creta y no una denominación geográfica, no obstante, el (de esta manera llamado) Himno Homérico a Apolo (doscientos cincuenta-doscientos cincuenta y uno) utiliza el término para referirse a la parte continental de Grecia, por oposición al Peloponeso y a las islas. Hesíodo, en la conclusión de su Teogonía (verso novecientos sesenta y cuatro) menciona a “los continentes” mas sin especificar sus nombres, con todo se duda que dicho pasaje pertenezca a este autor. Después, desde el año quinientos a. de C. su significado se refiere a toda la tierra al oeste del mar Egeo. En Heródoto Europa es el mayor de los continentes, extendiéndose al norte del Mediterráneo desde las Columnas de Hércules (Gibraltar) hasta alén del río Indo. Desde la temporada helenística, se consideró a Europa como el territorio situado al norte del Mediterráneo, el Helesponto (Dardanelos), la Propóntide (mar de Mármara) y el Bósforo, siendo el río Tanais (Don) su frontera nororiental. De esta forma Varrón estima que el planeta puede ser dividido desde el Bósforo, las tierras ubicadas al norte del mismo corresponderían a Europa. Pese a ello el término no tuvo entonces ninguna connotación política, en verdad, existió, desde el siglo IV, una provincia romana llamada Europa como una subdivisión menor de la provincia romana de Tracia, en la que estuvo incluida Constantinopla. Europa, en sentido literario o bien meramente geográfico, correspondía a una de las 3 unas partes del planeta, separada de África por Gibraltar, y de Asia por el Don. Flavio Josefo, cuya obra influyó en las concepciones medievales, añadía que había sido concedida por Noé a su hijo Jafet.
Hasta finales del Medievo se sostuvieron estas fronteras de Europa, mas conforme se ampliaba el planeta conocido por los europeos, resultaba deficiente. Fue el geógrafo sueco Philip Johan von Strahlenberg quien, cara mil setecientos treinta, planteó fijar el límite oriental del continente en los montes Urales, propuesta acogida con agrado por la monarquía rusa. Hasta el siglo XVI el término Europa no era de empleo general, se prefería referirse a exactamente la misma como La Cristiandad. Esta expresión, desde el Renacimiento y la Reforma, empezó a ser reemplazada por el nombre propio del continente, con menos connotaciones confesionales-culturales y teniendo presente la invasión y ocupación turca de una gran parte de los Balcanes.
En la actualidad, Europa puede ser utilizada tanto de forma extensa, para designar a la península más occidental de Eurasia, como de una forma más restringido; los estados miembros de la UE. Asimismo se emplea para mencionar a una serie de naciones que comparten una identidad cultural común a la que se considera “europea”. En este sentido es como lo usa el Consejo de Europa de cuyos cuarenta y nueve países miembros solo veintiocho pertenecen a la Unión europea y la pertenencia al mismo de Turquía, país que mayoritariamente se ubica geográficamente en Asia. Por otra parte, los habitantes de ciertas islas europeas; en especial Irlanda o bien el R. Unido, mas asimismo Escandinavia, se refieren a la Europa continental como “el Continente”.

Etimología

De forma tradicional se asocia el origen del topónimo Europa con un personaje mitológico. De hecho, Europa (Ευρώπη Eurṓpē en heleno) era hija de Agénor y de Telefasa, hermana de Cadmo, una princesa fenicia. Cuando estaba divirtiéndose con sus compañeras en la playa, Zeus la observó y terminó enamorándose de ella. Zeus se convirtió en un toro blanco, tan manso, que Europa se aproximó a él, puso flores sobre su cuello y por último se atrevió a montarlo; entonces, Zeus se levantó y cruzó el mar, llevándola a la isla de Creta, donde Europa dio a luz a Minos y a Sarpedón, con el que retornó a Asia. Del nombre de esta mujer procedería el del continente.
El análisis más extendido de esta palabra la considera como una composición de las palabras griegas εὖρος (“ancho”) y ὤψ (“vista, ojo”), mas se trata indudablemente de una etimología popular. Muchos lingüistas creen que Europa procede de la raíz semítica ʔrb, que significa “ponerse el sol” (Occidente); irib en asirio, ereb en arameo, habiéndose propuesto la manera *ʔurūbā como la denominación original de las “tierras occidentales”. Desde una perspectiva asiática o bien medio-oriental, el sol se pone ciertamente en Europa, la tierra al oeste. Incluso cuando esta sea la etimología más admitida en nuestros días, ciertos estudiosos como M. L. West han sostenido que “fonológicamente, la coincidencia entre el nombre de Europa y cualquiera de las formas semíticas del palabra, es muy pobre”.
La mayoría de las lenguas usan palabras derivadas de Europa para referirse al continente. En chino, por poner un ejemplo, se emplea Ōuzhōu (歐洲), que es una abreviatura del nombre transliterado; Ōuluóbā zhōu (歐羅巴洲). No obstante, en ciertas lenguas túrquicas se usa el término Frangistán (‘Tierra de los Francos’) coloquialmente, si bien el nombre “oficial” del continente sea Avrupa o bien Evropa.
El primer empleo del término “europeos” (europenses) semeja haberse dado en la Crónica mozárabe de setecientos cincuenta y cuatro, para referirse al enfrentamiento entre los reinos cristianos y la expansión musulmana.

Demografía

La población europea actual es, en su enorme mayoría, fenotípicamente caucásica, dividida en 3 grandes grupos: los germánicos, que acostumbran a tener una pigmentación de piel blanca clara y rosada, pelo rubio, rojizo o bien castaño claro y los ojos azules, verdes y mieles avellana, habitando eminentemente en Escandinavia, Islandia, Alemania, Islas británicas, Austria, Suiza, Países Bajos, Norte de España, Francia, Norte de Italia, etc.; los mediterráneos que en su mayor parte tienen la piel blanca con un ligero rubor (mejillas semi rojas) en el semblante, pelo obscuro, que puede ir desde el negro hasta el castaño intermedio hasta claro, muchos con ojos cobrizos, verdes, grises o bien azules, sur de España, sur de Italia, sur de Francia, Portugal, Grecia. Los eslavos que ocupan mayoritariamente el este de Europa (Rusia, Bielorrusia, Ucrania, Letonia, Lituania, Polonia, Chequia, Eslovaquia y ciertos países de los Balcanes). Mas en las zonas medias entre estos 3 conjuntos, se hallan muchas poblaciones que presentan peculiaridades de todos. Asimismo viven otros conjuntos de población que no pertenecen a estos 3 mayoritarios como los judíos, los albanos, los gitanos, los lapones, etcétera
Fueron múltiples los conjuntos étnicos que, durante los siglos, invadieron el continente europeo, entre ellos resaltamos a los iberos, celtas, germanos, vikingos (germánicos), latinos o bien romanos (itálicos), etruscos (itálicos), helénicos, eslavos, etcétera considerados entonces autóctonos de tal continente, a los que se aúna la migración desde el continente asiático: fenicios, árabes, judíos y gitanos entre otros muchos.
En nuestros días hay otros géneros de inmigrantes, entre ellos los asiáticos del lejano oriente y los procedentes de África y Latinoamérica.